La preocupación forma parte de la cultura occidental. Durante nuestro desarrollo y crecimiento aprendemos a preocuparnos por un sinnúmero de factores, estímulos y posibilidades.

El hecho de que la mayoría de las personas se preocupen constantemente, no quiere decir que vivir con preocupación sea algo sano.

Usualmente la preocupación crónica representa nuestro intento de controlar el medio, tomando una actitud hipervigilante que termina provocando serios problemas en nuestra capacidad para disfrutar el presente, planear el futuro, y tener buena salud.

La preocupación constante nos puede llevar a padecer patologías como diabetes, hipertensión, accidentes cerebrovasculares y problemas crónicos como migrañas, colitis nerviosa, gastritis, etc.

Borkovec, uno de los mayores investigadores en el campo de la preocupación humana, definió tres grandes fuentes de preocupaciones: los pensamientos recurrentes, la evitación de resultados negativos y la inhibición de emociones.

Curiosamente, este psicólogo descubrió que las personas que tienden a padecer de preocupaciones crónicas, suelen preocuparse por hechos que raramente ocurren.

 

Mecanismos de Preocupación

Cuando estos mecanismos se activan aparecen de forma recurrente la preocupación, lo que nos lleva aun estado angustia y ansiedad.

1. Necesidad de control

Las personas que se preocupan demasiado perciben que preocuparse les da más control sobre el problema. Sabemos que preocuparse forma parte del proceso de resolución de problemas porque es el primer acercamiento para la búsqueda de soluciones, de tal modo que este proceso crea la falsa creencia de que si pienso mucho en los problemas la solución aparecerá por si sola.

2. Preocupación como “talismán”

Las personas que se preocupan mucho asocian sus preocupaciones a un resultado no catastrófico.

Pongamos el caso de una persona que está muy preocupada por que tiene que coger un avión, se preocupa porque el avión tenga problemas técnicos y que pueda tener un accidente, esto le preocupa de tal manera que durante el viaje no puede dejar de pensar en ello. Llega a su destino y el avión aterriza sin ningún problema.

Por “aprendizaje por asociación” esta persona puede llegar a la conclusión de que si se preocupa mucho entonces no ocurren las consecuencias catastróficas que anticipa. Lo que le llevará a preocuparse más aún la próxima vez que tenga que subir a un avión.

3. Estilo de personalidad

Muchas personas que se preocupan mucho, tienden a pensar que preocuparse forma parte de su personalidad y que es algo natural en ellas y que si se despreocuparan se verían a si mismas como malas personas.  Aquí se produce una confusión entre responsabilidad y preocupación. No es más responsable el que más se preocupa ni un irresponsable el que no lo hace constantemente.

4. La preocupación como agenda

Las personas que se preocupan demasiado no puede dejar de preocuparse porque tiene la percepción de que si no tiene el problema presente en la cabeza se les va a “olvidar” y eso traerá unas consecuencias catastróficas.

5. La preocupación como detector de problemas futuros

Las personas que se preocupan demasiado tienen la percepción de que preocupándose pueden detectar problemas mínimos e impiden que se hagan mayores.

6. La preocupación como protector de emociones negativas

La preocupación puede “ayudar” a las personas que se preocupan demasiado a reducir futuros sentimientos de culpa, vergüenza  o tristeza si finalmente se produce una consecuencia catastrófica derivada del problema.

 

Tipos de Preocupaciones y cómo abordarlas

 

Cualquiera de los mecanismos de preocupación anteriores resultan en preocupaciones modificables, inmodificables o irreales/poco probables. Identificar el tipo de preocupación nos facilita elegir el plan de acción más adecuado y por lo tanto, resolver o sobrellevar la situación de la mejor forma posible:

1) Las preocupaciones que están basadas en la realidad y son de carácter modificable:

Hay que llevar a cabo un plan centrado en el problema. Este plan debe de ser minucioso y objetivo. Si no tenemos suficiente conocimiento sobre el problema, necesitamos solicitar ayuda de un experto.

2) Las preocupaciones que están basadas en la realidad y son de carácter inmodificable:

En este tipo de casos, debemos centrarnos principalmente en las emociones que nos generan, puesto que se trata de una realidad que no podemos cambiar. Nuestra actitud va a ser el arma más importante para hacerles frente. Lo único que podemos hacer es cambiar nuestra actitud frente a la situación. En estos casos lo recomendable es ser lo más positivos y proactivos que podamos.

3) Las preocupaciones que son irreales o poco probables:

Ese trata de aprender a verlas de un modo más objetivo descontextualizando el hecho, llevándolo incluso hasta la más absurda de las consecuencias, para darnos cuenta de la poca probabilidad que tiene, y si tiene alguna posibilidad de ocurrencia aceptarlo y aprender a sobrellevar cierto grado de incertidumbre. Por desgracia todavía no se ha demostrado científicamente que las bolas de cristal y el tarot nos den una respuesta, al menos no la dan para los más escépticos.

 

Otras estrategias

Para combatir estados de preocupación constante que se convierten en ansiedad y nerviosismo, el ejercicio físico y prácticas como el yoga, la meditación y el mindfulness son excelentes apoyos.
Aquí podrás encontrar una meditación guiada que te ayudará a relajar tu cerebro y poco a poco, soltar las preocupaciones o modificar tu proceso mental con respecto a ellas.

Meditación Guiada para practicar diariamente (10 minutos) click aquí.

Más Sobre la Alta Sensibilidad

Más Sobre la Alta Sensibilidad

Este mes nuestro objetivo en Kokoé es crear conciencia sobre la Alta Sensibilidad. Para nosotros la vida ha cambiado desde que comprendimos que pertenecemos al 20% de la población que nace con una configuración neurosensorial distinta que nos hace "Personas Altamente Sensibles". Déjanos tu email y te enviaremos una invitación especial.

Si te interesa saber si es probable que seas una persona altamente sensible, responde este test.

Gracias, ¡te has registrado con éxito! "La tierra no es nuestra, nosotros somos de la tierra" - Chief Seattle